APADAN (Asociación Protectora de Animales)
HORARIO DEL REFUGIO

Sábados y domingos de 10 a 14 h (visitas y adopciones).
El refugio está  Culleredo - A Coruña (España).
Email: info@apadan.org

APADAN (Asociación Protectora de Animales)
HAZTE SOCIO
Con una aportación de 6 € al mes ayudarás en el mantenimiento y cuidado de más de 200 perros abandonados al año. También puedes ayudarnos haciendo donativos de manera puntual. Cuenta: ES92 2080 5219 133040001038
AMIS (2016)
in
Sexo: 
Hembra
Edad: 
Adulto
Tamaño: 
Pequeño
Esterilizado: 
No
Apadrinado: 
No
En Acogida: 
No
En Adopción: 
No

Hace ya unas semanas nos dejaba para siempre esta belleza de perra a la que pusimos de nombre Amis, una caniche blanquita que fue encontrada vagando sola por la calle. Una falderilla muy poco apta para buscarse la vida sin ayuda.
 
Era tan bonita, tan buena, tan dulce, era luminosa toda ella y siempre sonreía, y nosotros no podíamos evitar devolverle la sonrisa. Sonreíamos con ella y para ella, no teníamos ninguna duda de que su futuro sería magnífico, pero nuestras esperanzas no podían estar más equivocadas: el mundo no tenía ninguna intención de ser clemente con esta muñequita, no le importaban nada ni su dulce sonrisa ni su insuperable bondad, y la fatalidad, una vez más, nos rompió el corazón por sorpresa.
Amis ya no era joven, y pronto descubrimos que además estaba muy enferma. A pesar de ser hospitalizada, una crisis epiléptica especialmente fuerte borró de un plumazo su vida y su futuro, no tuvimos oportunidad ni tan siquiera de presentarla en sociedad, ni de despedirnos de ella; estuvo con nosotros poco más de un mes, no tuvimos tiempo de conocerla ni consolarla tanto como nos hubiera gustado y como ella habría merecido, demasiado pronto resultó ser ya demasiado tarde.
Fue poco tiempo, pero durante ese mes, que pasó breve como un suspiro, Amis nos dio un ejemplo de vida que no olvidaremos. Ella era nada más que una pobre perrita abandonada y enferma que, a pesar de todo, siempre sonreía, siempre estaba conforme, siempre contenta. No tuvo suerte pero luchó hasta el final, poniéndole al mal tiempo buena cara.
La muerte es la única certeza con la que nacemos, no vale la pena lamentarse por algo que no tiene remedio, pero es decisión nuestra qué actitud tomar en nuestro breve paso por el mundo y Amis parecía saber que si sonríes el mundo sonreirá contigo.
A veces los piececitos más pequeños son los que dejan la huella más grande, y la huella que la breve sonrisa de la dulce Amis ha dejado en nuestro corazón será imborrable. No podemos saber dónde está ahora mismo, pero lo que sí podemos asegurar es que, esté donde esté, seguro estará sonriendo…