APADAN (Asociación Protectora de Animales)
HORARIO DEL REFUGIO

Sábados y domingos de 10 a 14 h (visitas y adopciones).
El refugio está  Culleredo - A Coruña (España).
Email: info@apadan.org

APADAN (Asociación Protectora de Animales)
HAZTE SOCIO
Con una aportación de 6 € al mes ayudarás en el mantenimiento y cuidado de más de 200 perros abandonados al año. También puedes ayudarnos haciendo donativos de manera puntual. Cuenta: ES92 2080 5219 133040001038
GÓMEZ
in
Sexo: 
Macho
Edad: 
Adulto
Tamaño: 
Mediano
Esterilizado: 
Apadrinado: 
En Acogida: 
En Adopción: 

Hace unos meses recibíamos aviso de un perro viejo y esquelético que vagaba por el monte Xalo a ciegas, sí, habéis leído bien, a ciegas en sentido literal, las fotos eran como una puñalada en el pecho, no era necesario tener estudios para saber que la muerte ya venía al encuentro de ese desolado animal, no era necesario tampoco tener un corazón fuera de serie para sentir un enorme dolor y una rabia difícil de contener. Tan pronto llegó al refugio fue ingresado de urgencia en una clínica veterinaria, su estado era desastroso, su pobre pellejo infectado hasta límites desconocidos, úlceras dolorosísimas en ambos ojos y hambre de meses.
Los ojitos de Gómez eran una desgracia absoluta, uno ya estaba perdido y en el otro había una antigua, enorme, profunda y dolorosa úlcera, se intentó salvárselo por desgracia sin éxito, pero por lo menos ahora ya no siente ningún dolor. Gómez está condenado a vivir por siempre en la oscuridad, pero sus otros sentidos funcionan a toda máquina, no tropieza con nada y nos viene a recibir sin contratiempos, ni un murciélago lo haría mejor, parece que no echara nada de menos, de hecho, parece feliz…, mucho más de lo que probablemente nunca fue, perdió la luz de sus ojos pero ganó una vida.
Gómez no es un viejo acabado ni muchísimo menos, es un perro alegre, curioso, sociable, pacífico, tranquilo, cariñosísimo y tremendamente listo, puede hacer una vida perfectamente normal. Está disponible para acogida permanente, tú sólo tendrías que quererlo, nosotros nos haremos cargo de sus gastos veterinarios de por vida. 
Sufrió mucho, mucho dolor y mucha pena porque la gente a la que más quería lo arrojó a la calle para morir, pero ya no hay dolor ni pena en su corazón, perdió sus ojos pero ganó esperanza y unas hermosas alas para volar, ¿quieres ser tú la luz que le guíe en su eterna oscuridad?