APADAN (Asociación Protectora de Animales)
HORARIO DEL REFUGIO

Sábados y domingos de 10 a 14 h (visitas y adopciones).
El refugio está  Culleredo - A Coruña (España).
Email: info@apadan.org

APADAN (Asociación Protectora de Animales)
HAZTE SOCIO
Con una aportación de 6 € al mes ayudarás en el mantenimiento y cuidado de más de 200 perros abandonados al año. También puedes ayudarnos haciendo donativos de manera puntual. Cuenta: ES92 2080 5219 133040001038
MARTINA (2010)
in
Sexo: 
Hembra
Edad: 
Adulto
Tamaño: 
Grande
Esterilizado: 
Apadrinado: 
No
En Acogida: 
No
En Adopción: 
No

A NUESTRA ETERNA MARTINOCHA: El 15 de enero del 2010 decidiste dejar de luchar. Con tu mirada supe que deseabas descansar. Era la 3ª torsión de estómago en 1 año que estabas en casa. También me convencí de que sería “menos duro llegada la hora” porque tras ser abandonada con 4 años y pasar 9 años en el refugio sin que nadie se fijase en esos ojitos negros que hablaban por sí solos, tú al menos habrías tenido la oportunidad de saber lo que era “un hogar”. Me equivoqué. Martinocha estuvo un año en casa. Tuvo una segunda oportunidad. Y quiero pensar que disfrutó de nuestra compañía hasta el último momento. Ella quería tranquilidad, paseos cortitos (a poder ser con algún congénere), mantita en casa, agua fresquita y comida. Estuvo en Barrañán, en La Torre, en casa de amigos ... mientras quiso venir con nosotros. Martinocha sonreía. Cada vez que entrábamos en casa levantaba el morrito y guiñaba el ojo a modo de sonrisa. Luego se echaba sobre la espalda y esperaba su ansiado mimo. También desfilaba al caminar. Sus años y achaques le brindaban esa cadencia de movimientos de cadera que sólo ella sabía disfrazar en sinuosos paseos. Sophía sigue preguntando por ti. Le hemos dicho que te has marchado con tu papá y mamá pero ella sigue queriendo sacarte a pasear al jardín. Sigue esperando verte al abrir la puerta (yo también). Busca tu sonrisa al llegar a casa de la guardería y le pone tu nombre a todos los perros que quisiera tener. Gracias Martina por haber formado parte de mi familia en tu último año de vida. Has dejado un gran vacío en casa (y también en el refugio). Isabel Serra