APADAN (Asociación Protectora de Animales)
HORARIO DEL REFUGIO

Sábados y domingos de 10 a 14 h (visitas y adopciones).
El refugio está  Culleredo - A Coruña (España).
Email: info@apadan.org

APADAN (Asociación Protectora de Animales)
HAZTE SOCIO
Con una aportación de 6 € al mes ayudarás en el mantenimiento y cuidado de más de 200 perros abandonados al año. También puedes ayudarnos haciendo donativos de manera puntual. Cuenta: ES92 2080 5219 133040001038
NOEL (2015)
in
Sexo: 
Macho
Edad: 
Adulto
Tamaño: 
Mediano
Esterilizado: 
Apadrinado: 
No
En Acogida: 
No
En Adopción: 
No

Hace unos días el mundo perdió algo, perdió a un viejo y cansado podenco, a un pequeño podenco llamado Noel, al mundo no le importa pero a nosotros sí, habrá paisanos nuestros que lean esto y les parezca muy pintoresco que lloremos a un podenco, por algún motivo cultural, o de falta cultural más bien, los podencos en esta tierra no dan pena, son usados y abusados desde siempre sin miramientos y sin piedad, y Noel no era una excepción, sentenciado desde el momento mismo de su concepción a ser menos que nada, a un mestizo aún se le puede tener un respeto pero a un podenco parece que no, son contadas las veces que contacta alguien con nosotros porque hay un podenco que le da pena, si fuera un yorky, un dálmata, un collie, un frenchy, o incluso un mestizo guapo, llegarían los lamentos a la luna, pero un podenco, por no dar, no da ni pena, porque es menos que nada, se crían sin amor ni respeto, sólo su madre los quiere, en realidad son sus dueños habituales los que no valen nada pero el pobre animal no lo sabe y puede que nunca nadie consiga que lo comprenda. 
Noel llegó a nosotros hace ya más de 6 años después de estar varios meses en acogida temporal, ya no era joven en aquel momento y su personalidad ya estaba bien definida, lo mínimo que podemos decir es que no estaba nada contento de habernos conocido, estaba enfadado y disgustado, no se fiaba ni un poquito de nosotros, no nos quería ver delante, no había recibido nada bueno de la gente durante la práctica totalidad de su vida y no le interesábamos lo más mínimo.
Con el tiempo fue cambiando y suavizando su carácter, siempre fue un animal pensativo e independiente pero se fue volviendo mucho más agradable y fácil de querer, es muy probable que lo que le haya marcado sin remedio es que era un individuo especialmente inteligente, no daba nada por bueno por el simple hecho de que viniera de nosotros, él se lo pensaba y llegaba a su propia conclusión. Habría sido un perro magnífico en una familia, era alegre, cariñoso, fiel y entregado por naturaleza, pero en el refugio siempre supo que no era de nadie, Noel jamás fue de nadie, nunca tuvo a esa persona especial que lo hubiera cambiado todo, intentamos que el refugio se parezca a un hogar pero no lo es, él se quedó a medio camino, tuvo una suerte intermedia, vivió y murió en un refugio en el monte con gente que lo quería, lo respetaba, y hasta a veces parecía que lo comprendía, el bosque fue suyo, su mejor parque de juegos durante muchos años, desde luego vivió mucho mejor de lo que lo hubiera hecho en el zulo miserable en el que probablemente nació, pero no llegó a realizarse su sueño de encontrar una familia que lo mereciera. 
Noel era un perro especialmente inteligente, sería muy osado por nuestra parte decidir por él si ha valido la pena, no lo sabemos, a veces sí, pero en este caso en concreto tenemos que admitir humildemente que no tenemos ninguna certeza, Noel era un individuo reservado y profundo, sus pensamientos se han ido con él. No sabemos si te ha valido la pena, pequeño podenco, a veces no hay respuesta y lo único que puedes hacer es admitir que no lo sabes, sólo tú sabrás si te compensó, querido amigo, pero esperamos de corazón que hayas disfrutado de tu vida y de nuestra compañía, nosotros hemos disfrutado mucho de ti y estamos muy honrados de haberte conocido, no has pasado por el mundo sin pena ni gloria, ahora ya vives en ese hogar calentito y acogedor que soñabas, ahora ya vives en nuestros corazones para siempre