APADAN (Asociación Protectora de Animales)
HORARIO DEL REFUGIO

Sábados y domingos de 10 a 14 h (visitas y adopciones).
El refugio está  Culleredo - A Coruña (España).
Email: info@apadan.org

APADAN (Asociación Protectora de Animales)
HAZTE SOCIO
Con una aportación de 6 € al mes ayudarás en el mantenimiento y cuidado de más de 200 perros abandonados al año. También puedes ayudarnos haciendo donativos de manera puntual. Cuenta: ES92 2080 5219 133040001038
Nuestra historia

Todo comenzó con Matilde Figueroa...
Matilde Figueroa APADAN
Matilde era una persona a la que preocupaba el bienestar de los animales abandonados o maltratados, hasta el punto de que acogía a todos los que podía en una pequeña parcela situada en el muelle de san Diego. Allí les daba cariño y atenciones, empleando su patrimonio personal para mantenerlos, y contando únicamente con la ayuda desinteresada de unas pocas personas que compartían su visión. Pero en la década de los 90 la zona fue urbanizada para construir el parque de San Diego, y Matilde tuvo que trasladar a todos sus protegidos a un terreno cedido por un conocido, lejos de la ciudad, en el ayuntamiento de Culleredo.

La situación era muy precaria: el suelo era de tierra, las casetas de madera, y no disponían de luz ni agua corriente. Todos los animales vivían juntos y no existía control de la natalidad, las peleas eran frecuentes porque la alimentación era insuficiente, y las condiciones higiénicas y sanitarias prácticamente inexistentes.

refugio APADAN con Matilde
En 1999 Matilde falleció y, tras conocer la noticia, un grupo de voluntarios que conocían su trabajo decidió crear una protectora para hacerse cargo del refugio. Así nació APADAN en el 2000 como asociación sin ánimo de lucro, recogiendo el legado de Matilde Figueroa para continuar su labor.

El problema más inmediato era alimentar a los animales, por lo que se realizaron campañas de recogida de pienso con la colaboración de veterinarios y tiendas. Gracias a las numerosas donaciones, APADAN logró ponerse manos a la obra. Desde el primer momento se vio imprescindible la mejora de las instalaciones para que los animales acogidos pudiesen vivir en un ambiente saludable. Poco a poco se hormigonó el suelo de la parcela, se adquirió un generador para proporcionar agua y alumbrado, se contruyó una fosa séptica para la eliminación de las aguas residuales, se canalizaron las aguas hasta la fosa, se sustituyeron las viejas casetas por caniles de bloque de hormigón y malla metálica, se instalaron tomas de agua en cada canil, y se consolidó y elevó el muro exterior del recinto. Así, después de 10 años de esfuerzos hemos conseguido habilitar 22 caniles de distintos tamaños y características, en los que los perros se distribuyen según afinidad de caracteres.
 
refugio APADAN

Pero aparte de los trabajos de mejora y mantenimiento de las instalaciones, se han tenido que gestionar el trato con proveedores y personal contratado, y las tareas administrativas, hasta lograr en la actualidad disponer de tres trabajadores que prestan sus servicios atendiendo y cuidando a los perros a diario, distribuidores fiables con un precio competitivo, el aumento progresivo del número de socios y colaboradores, y una adaptación rigurosa de la asociación y sus actividades a la legislación vigente. Asimismo, se ha instaurado un protocolo de adopciones estableciendo determinadas condiciones y un horario para llevarlas a cabo, y que sean supervisadas siempre por personal de la junta directiva: el mismo que se hace cargo de la política de seguimiento de los perros adoptados, y que gestiona también la atención sanitaria de todos los perros recogidos en colaboración con diferentes clínicas veterinarias.

En los últimos años además se está incidiendo en la difusión de la asociación y sus actividades con la creación de la página web y el perfil en Facebook, la aparición en diversos medios de comunicación, la edición de material de divulgación, y la organización de puestos informativos y campañas de concienciación y recaudación de fondos en puntos estratégicos de la ciudad.

En resumen, la ausencia de contribución periódica procedente de organismos públicos y la irresponsabilidad de una parte de la sociedad han hecho que el camino resultase largo y en ocasiones bastante difícil. Pero gracias a la cooperación de clínicas veterinarias de A Coruña, Cambre, Culleredo y Oleiros, a los donantes y socios que cada mes nos aportan sus cuotas, y a los voluntarios que deciden dedicar su tiempo libre a nuestros perros, podemos seguir trabajando día a día con el objetivo de mejorar la vida de todos aquellos abandonados o maltratados que llegan a nuestro refugio mientras les buscamos un hogar.

Queremos seguir avanzando con tu ayuda. TE NECESITAMOS: HAZTE SOCIO.