APADAN (Asociación Protectora de Animales)
HORARIO DEL REFUGIO

Sábados y domingos de 10 a 14 h (visitas y adopciones).
El refugio está  Culleredo - A Coruña (España).
Email: info@apadan.org

APADAN (Asociación Protectora de Animales)
HAZTE SOCIO
Con una aportación de 6 € al mes ayudarás en el mantenimiento y cuidado de más de 200 perros abandonados al año. También puedes ayudarnos haciendo donativos de manera puntual. Cuenta: ES92 2080 5219 133040001038
SARA (2009)
in
Sexo: 
Hembra
Edad: 
Adulto
Tamaño: 
Grande
Esterilizado: 
Apadrinado: 
No
En Acogida: 
No
En Adopción: 
No

El 21 de diciembre de 2009 Sara nos dijo adiós a la familia de APADAN después de toda una vida llena de buenos momentos y también algún que otro apuro, pero siempre a nuestro lado. Sarita llegó a APADAN con un grupo de perros que convivían en una nave sin nadie que se ocupase de ellos, siempre demostró ser una perrita muy agradecida y cariñosa, se adaptada a cualquier lugar y situación sin rechistar, era especialmente tranquila. Su buen carácter unido a su aspecto le hacían entrañable, tenía una melena rizada y cuando la veías a lo lejos paseando por el campo parecía una oveja, a pesar de no poder cuidarle y cepillarle el pelo tanto como quisiésemos lo tenía precioso, de color ocre con mechas crema. Algo que la caracterizaba era su capacidad para enroscarse de tal manera que cabía en una cuna la mitad de su tamaño, le encantaba acurrucarse y esconder su cabeza para dormir como si fuese una avestruz , intentamos darle lo mejor de nosotros porque realmente se lo merecía, no tenía problema con ningún perro lo que hacía que pudiese andar a su antojo por el refugio, salía a pasear cuando le apetecía, con el buen tiempo se tumbaba al sol en el patio y cuando hacía frío se plantaba inmóvil en la puerta de la casa para que le abrieses la puerta. Sara ha sido muy importante para todos los que formamos parte de esta asociación, era uno de los viejecitos y su historia es un pedacito de la historia de APADAN, la echaremos de menos y será difícil que no se nos ponga un nudo en la garganta cada vez que nos acordemos de ella.