APADAN (Asociación Protectora de Animales)
HORARIO DEL REFUGIO

Sábados y domingos de 10 a 14 h (visitas y adopciones).
El refugio está  Culleredo - A Coruña (España).
Email: info@apadan.org

APADAN (Asociación Protectora de Animales)
HAZTE SOCIO
Con una aportación de 6 € al mes ayudarás en el mantenimiento y cuidado de más de 200 perros abandonados al año. También puedes ayudarnos haciendo donativos de manera puntual. Cuenta: ES92 2080 5219 133040001038
XENA (2010)
in
Sexo: 
Hembra
Edad: 
Adulto
Tamaño: 
Mediano
Esterilizado: 
Apadrinado: 
No
En Acogida: 
No
En Adopción: 
No

Al hablar de Xena los calificativos de campeona y superviviente están en la mente de todos los que la conocimos. La encontró una voluntaria hace unos ocho años, estaba atada a un árbol y por lo que pudimos saber allí llevaba desde que sus dueños la abandonaron hacía ya algunos años, la gente del lugar la alimentaba pero su vida era horrible. Cuando llegó al refugio sus patitas estaban completamente arqueadas de no poder caminar, no tenía musculatura, y sus ojitos tampoco estaban demasiado bien. De alguna manera todos nos volcamos en esta pobre perrita y todo el cariño que se le pudo dar le ayudó a recuperarse, le encantaba andar por el monte y nunca se cansaba, ni de pasear ni de comer… le gustaba todo. Desgraciadamente se quedó ciega, pero ahí no acabaron sus desgracias, un día que paseaba plácidamente por el refugio sufrió un atropello, nadie apostaba nada por la vida de Xena, ni siquiera el veterinario, pero le pedimos que la operase, la recuperación la pasó en casa de diferentes voluntarios, fue dura, hubo que operarla dos veces, pero las ganas que tenía de vivir, nos daba fuerzas para ayudar a que lo consiguiese y, después de una larga recuperación, Xena volvió a caminar. Sus últimos años fueron muy tranquilitos, se pasaba el día durmiendo y había que despertarla para que diese su paseo y comiese, pero el 2 de febrero de 2010 Xena estaba ya agotada de tanto vivir y luchar, había llegado la hora de tomar la dura decisión de decirle adiós. Xena fue muy especial para todos y su recuerdo en APADAN nos acompañará siempre, y cuando entremos en su habitación nos parecerá que todavía está acurrucada en su cunita, con su traje azul.